Pide Cita: 619 852 493 info@atlantissalud.com

La readaptación deportiva y la recuperación funcional de lesiones

La readaptación deportiva y la recuperación funcional de lesiones, surge de la necesidad de incorporar una última fase de reeducación de patrones motores alterados o potenciación muscular (según necesidades de la persona), antes del ingreso a la práctica deportiva o antes de la incorporación a la actividad cotidiana (jornada laboral, tareas domésticas…).

Readaptacion deportiva

                                     Readaptacion deportiva

El hecho de que tengamos un alta médica de la lesión no significa que estemos preparados para realizar una actividad deportiva o cotidiana. Sino que necesitamos una reeducación y reentrenamiento específico de la zona lesionada por un lado. Por otro lado un reentrenamiento general de zonas no lesionadas, debido a la atrofia y debilitación muscular. Así como la pérdida propioceptiva que ha provocado la inactividad.

Los protocolos de readaptación y reeducación funcional de lesiones van desde:

La potenciación muscular, para reducir descompensaciones musculares y propioceptivas.

Consiguiendo el adecuado tono muscular para la actividad o el acondicionamiento físico que reclama un deporte por ejemplo.

Hasta el reaprendizaje de patrones motores de movimiento alterados. Los cuales, estaban en nuestra corteza motora cerebral antes de la lesión.

No todo es reaprendizaje de patrones motores, sino también restitución de patrones motores. Que a causa del sedentarismo de hoy en día, nos lleva a no movernos como debemos . Esto es porque hay musculaturas que no se activan en nuestro cuerpo. O simplemente se mueven mal debido a grandes períodos de inactividad. Las posturas mantenidas o movimientos repetitivos en el día a día forman la mayoría de las lesiones. Debido a grandes sobrecargas en los sistemas osteo-articular y músculo-tendinoso.

En el caso de deportistas, el objetivo es iniciar el proceso de forma progresiva a los gestos deportivos que éste se va a encontrar en la competición. Es necesario que previamente haya ido incorporando paulatinamente los contenidos previos hasta realizarlos de una forma segura y eficaz.

La intervención del readaptador durante la sesión es muy importante. Esto es más que una evaluación sobre la acción. Ya que significa la posibilidad de influir en prácticas posteriores de la persona de forma positiva y así, acelerar el proceso de adquisición de los aprendizajes o reaprendizajes.

El feedback debe ser un elemento esencial y además del conocimiento de los resultados debe ser:

Un elemento dinamizador para establecer relaciones entre los dos componentes del proceso (readaptador-persona). Sin olvidarse que este intercambio se producirá entre dos sistemas dentro de otro más complejo (en el caso del deporte); el equipo.

Si hablamos de deporte de alto rendimiento, los estudios demuestran que representa una actividad con gran riesgo de lesión. Debido a las altas exigencias físicas, por lo que habría que individualizar programas preventivos para la mejora de la salud del sistema osteo-articular y músculo-tendinoso.

La relación entre deporte de rendimiento y salud, exige un constante equilibrio y prevención para evitar riesgos que produzcan lesiones que incapaciten para la práctica deportiva. En el proceso de entrenamiento es necesario que se realice un programa preventivo. Lo más individualizado posible a los aspectos físicos y biomecánicos del deportista. Así como los riesgos de lesión y recaídas producidas durante la historia deportiva.

Según Lalín y Peirau (2011), la reeducación funcional, es el entrenamiento funcional sistemático de lesiones o disfunciones del aparato locomotor activo, de los aparatos de sostén y de apoyo pasivo, y de los sistemas neuromusculares y cardiopulmonares. Con el fin de restablecer la función normal. Radica en dos objetivos fundamentales:

  • –  Anticiparse a la aparición de la lesión. Favorecer la temprana vuelta a la actividad, en las mismas condiciones de antes de lesionarse.
  • –  La reeducación funcional abarca desde el inicio del accidente. Hasta la vuelta completa a la actividad, estableciendo además programas preventivos para evitar recaídas. Multitud de personas que han pasado por nuestras manos, han reconocido la importancia de este tipo de entrenamiento. Para poder llevar a cabo de forma eficaz su trabajo y también para evitar posibles recaídas, provocadas por un escaso o nulo proceso de readaptación.